Los frijolitos y yo



Cuenta mi mamá una historia de que cuando yo estaba chiquititita, de aproximadamente 5 años, mi hermana fue invitada a comer y jugar a casa de una amiguita y yo, como buena metichita pegoste que era (tiempo pasado) pregunté si yo también podía ir.

La mamá de la amiga dijo que ok y yo todavía de limosnera con garrote agregué: ¿pero si tienes frijolitos en tu casa? Si no, ¡no voy!

Continuar leyendo «Los frijolitos y yo»

A por ello



Hoy les voy a platicar acerca de una frase que oí muchas veces en Velvet. Velvet es una  serie española que vi en Netflix que creo que en su momento fue fenómeno y varias de mis amigas estaban enamoradas de Alberto – not my type gracias, se los dejo.

Pedro y Rita (escena de Velvet, propiedad de Netflix)
Continuar leyendo «A por ello»

Hazle como puedas …



Hace unos días visité a mis papás en México y de metichota acompañé a mi papá al doctor. Mi papito chulo desde hace algunos años padece diabetes tipo II y había tenido días con niveles de glucosa muy altos así que fue genial que aceptara ir al doctor.

La labor del doctor

Fuimos a ver al Dr. Sergio, médico internista a quien conocemos de hace 1000 años y en quien confiamos ampliamente.

Como buen doctor, hizo su labor, midió signos vitales, revisó medicamentos, hizo ajustes a ellos y después sacó una hoja de esas ya impresas con una dieta sugerida. La lista de lo que puede comer y las raciones, se la explicó a mi papá y nos despidió amablemente.

Si muy útil lista de alimentos y yo me imaginé que al final le faltó decir: “y hágale como pueda”. Y claro, es que el es doctor, no es coach.

Su labor consiste en decirle al paciente las medicinas que debe tomar y lo que debe o no debe de comer, pero no es su chamba el guiarlo y orientarlo en cómo lograrlo. Sobre todo si algunas de las cosas que ahora le prohibieron (como la %#@{€|¥ coca light) es algo que a él le encanta y se le puede dificultar dejar.

Eso creo yo que me llegó a pasar con varias de las dietas que intenté seguir en el pasado, creo que nos pasa a muchas, que vamos con una nutrióloga y nos da una lista de esto si y esto no, cada semana te peso y «hazle como puedas».

Es como que alguien te dijera: mira, si caes en el agua, mi recomendación para que no te ahogues es que flotes y nades y pum, te avientan a la alberca … “y hazle como puedas”.

La diferencia con el coaching

Es ahí donde te puedes beneficiar enormemente de la ayuda de un coach. Alguien que esté contigo en la alberca, que te enseñe los principios básicos de cómo flotar. Que te acompañe y oriente mientras aprendes a nadar, que te vaya dando tips de qué hacer diferente para ir mejorando tu técnica de cómo respirar, mover los brazos y piernas, etc.

Y ya cuando aprendes a nadar tu sola, tu riesgo de ahogarte si caes al agua en cualquier otra ocasión de tu vida será muchísimo menor. Ya tienes total confianza en que si caes en el agua sabrás como flotar y nadar.

Asi funciona el concepto de coaching para bajar de peso y esa es la gran diferencia contra los típicos planes de nutriólogas o incluso libros y doctores.

Ellos te pueden dar la mejor lista de alimentos del mundo y quizá hasta hacerte el menú de cada día por varias semanas. Y si, pueden ser excelentes consejos, pero si solo te dan eso, es como si te aventaran  al agua y “a ver cómo le haces”, quizá sobrevivas si, pero con mucho trauma y con el miedo a volver a caer al agua.

Acá con el coaching, también recibes un programa alimenticio pero lo más valioso es que tu coach te acompaña y enseña cómo hacerle para recibir, superar y no hacer caso a los antojos.

La coach te ayuda a manejar mejor tus pensamientos y no caer en el asunto de comer emocionalmente. Te enseña las técnicas para poder tener enfrente de ti un pastel y sin sufrir poder decir: no gracias. Y así, no sólo logras bajar de peso sino que te quedas ahí para siempre. Creas nuevos hábitos y con facilidad sigues aplicando las técnicas que adquieres al participar en el programa de coaching.

Aclaro, no tengo nada, nadita en contra del doctor, entiendo que hizo su parte y les agradezco mucho a los doctores que hacen investigaciones y nos van diciendo lo que si y lo que no. Pero también me parece muy importante agregar el factor de tener el coach que te ayude con el “cómo”.

Y bueno, les platico muy emocionada que en el movimiento Puedes Hacerlo acabamos de iniciar un grupo de coaching, si por primera vez en vez de hacerlo individual estamos probando el concepto de hacerlo en grupo. Veo a las participantes muy entusiasmadas y estoy segura que aplicando los conceptos, todas van a lograr lo que se propongan. Me siento super afortunada de trabajar en algo que ayuda a personas tan positivas y comprometidas a lograr sus objetivos.

Si no alcanzaste a inscribirte en este grupo de coaching, apúntate en la lista de espera para el siguiente y serás de las primeras en saber en cuánto se abra. O también en cualquier momento puedes explorar la opción del coaching personalizado.

Mientras tanto, manténte atenta a este blog, o escuchando podcasts, o cualquier parte del material que sin ningún costo y con todo el amor del mundo compartimos para ti, para ayudarte a lograr esa versión de ti misma que tanto deseas.  ¡Puedes Hacerlo y te lo mereces!

Muchas gracias por leerme,

Pati

*(*) Ante la Adversidad, fortaleza interna

P. D. ¿Te gustaría recibir semanalmente una notificación en tu correo cuando esté listo el nuevo blog? ¡Suscríbete! prometemos no mandar spam.

Si al vino tinto … planeado



Gracias otra vez por leerme y por el interés en este blog. En esta ocasión escribo desde un avión. Vengo volando de regreso a New Jersey después de una visita express a México.

Viajé con el propósito de ver, abrazar y ser abrazada por mis papás. La verdad es que desde hace tiempo ya tenía ganas de hacerlo y después del fallecimiento de mi abuelita sentí que era urgente hacerlo y ✈️ me lancé .

Continuar leyendo «Si al vino tinto … planeado»