Semana 4: La herramienta reina y el encuentro