Semana 3, parte 2: El hambrímetro y las cosas que hago bien